sábado, 14 de junio de 2014

Fair play en pediatría

Las madres no pedimos mucho cuando vamos al pediatra. 
Un trato educado es lo básico. Pero un mínimo de actualización y evidencia detrás de cada consejo, también se agradece. 

Muchas madres me preguntan por qué los pediatras dan consejos tan desafortunados si existe un montón de información en Internet, en su propia página web, que es fácil de leer y difundir en las consultas de pediatría. Por qué se sigue diciendo que los bebés deben "descansar" entre toma y toma un mínimo de 2-3 horas, que deben mamar 10 minutos de cada pecho. Por qué se les da tablas como ESTA a las madres, y de forma tan vergonzosa el sello de la AEP (Asociación Española de Pediatría) comparte esquina con el logo de una famosa industria láctea. 

Me preguntan por qué acaba de salir un documento que - a pesar de que existe evidencia suficiente para debatir sobre el tema- vuelve a señalar el colecho como posible causa de muerte súbita... Cientos de preguntas que nos hacemos a diario a las madres y nos hacen visitar desconfiadas a los médicos de nuestros hijos, a cambiar una y otra vez de facultativo porque NO NOS PODEMOS CREER, que el pediatra tenga las cosas menos claras que una sencilla mamá. 


Es verdad que no todas las madres están atentas a la información científica que la propia página web de la AEP difunde. Es cierto que no todas las madres buscamos datos en profundidad y que muchas confiamos y empezamos a dar fórmulas de ayuda y papillas con 4 meses porque así nos lo han indicado. Confiamos. Creemos. Y es que, la normalidad debería ser poder asistir con confianza al pediatra, sin hacernos un máster en salud-infantil.  Seguir las indicaciones del pediatra debería ser lo habitual, pero también debería serlo que el pediatra nos ofrezca unas indicaciones en línea con las buenas prácticas. 

Es cierto también que muchas madres abusamos de los servicios de la seguridad social y que las consultas están abarrotadas de emergencias que no lo son, de casos que no requieren otra cosa de descanso y sopita de pollo, de niños que podrían curarse solo con mimos y estar en casa. Aunque ese es otro tema del que hablaré en otro post, -desempoderar a las madres tiene estas consecuencias entre otras- entiendo perfectamente la situación de un médico que no tiene más de 5 minutos para "atender" al niño que viene. ¿¿¿Qué se puede hacer en 5 minutos??? por mucha buena voluntad que tenga, por muchas horas que pase leyendo sobre las nuevas prácticas, por mucho que intente cumplir con su juramento hipocrático: Es imposible hacerlo con calidad. Y aunque hay pediatras maravillosos y gente que día a día se juega su puesto ignorando a la industria, el común de los profesionales prefiere mirar hacia otro lado. 

Pero no hablemos de los casos particulares, sino de la Sociedad que los acoge. Las madres no podemos dejar de observar que algo raro pasa en la AEP. Las madres no somos tontas. Nos damos cuenta de que repartir a TODAS las madres un papelito con consejos nutricionales donde se indica un YOGUR específico de una marca específica, no es casual. Que cuando nos dicen que tome CEREALES (de caja; no arroz o sopita de pasta) y nos citan una a una las marcas que podemos comprar, incluso antes de los 6 y 5 meses, no es coincidencia.  Que cada vez que nos dicen que a nuestro bebé se le pasarán los "cólicos" si le damos el tarrito X -azúcar + manzanilla en polvo- algo raro está pasando. 

Recientemente me llegó una nota de prensa que me pareció escandalosa. FENIL, la Federación Nacional de Industrias Lácteas,  de forma clara y contundente nos informaba a los periodistas que el consumo de lácteos estaba bajando drásticamente en las familias y que de alguna forma tenían que volver a reforzar la creencia de que los lácteos eran imprescindibles y buenos. Y que para ello, era vital dirigir su campaña a los pediatras para que estos a su vez, actúen como parte importante de su técnica de ventas. Por ello, patrocinaban el Congreso Extraordinario de Pediatría. 

¿¿¿Asqueroso??? ¿ Inmoral? ¿de Vergüenza? 

Buscando cómo es posible que una industria sea tan cara dura y una sociedad científica permita semejante barbaridad y acepte sin ningún inconveniente venderse, vender su ética y ofrecer así información sesgada y manipulada, me  metí en la web del Congreso y encontré esta joya. No falta ninguno. Ahí tenéis las respuestas.




Más info:

DIMITE EL 60% DEL COMITÉ DE LACTANCIA MATERNA DE LA AEP

Plataforma NO GRACIAS

Revuelo en la Asociación Española de Pediatría

¿Por qué falla la lactancia?


15 comentarios:

Nohemí-Mimos y Teta dijo...

Con estas cosas yo me siento Don Quijote ante molinos.
No sé si me enfadan, me hastían o sacan lo peor de mi.
Intento de forma escrupulosa no generalizar cuando hablo de profesionales de la salud, sobre todo pediatras, enfermeras, matronas y ginecólogos. Pero cuando luego sus "asociaciones", ya no uno individualmente, hacen y fomentan este tipo de cosas... pues la verdad, flaco favor.
lo que sé es que la próxima vez que una pediatra por muy mediática y publica libros que sea se tome a mal uno de mis posts de crítica al colectivo, con cosas como esta no tendrá más que callarse aunque sea por vergüenza ajena.
Un beso compañera

Marina dijo...

Fue por cuestiones como está por la que el Comité de Lactancia que estaba integrado en la AEPED dimitió en pleno no hace mucho ¿no?

Desde luego es indignante que la asociación que deberían ser el referente en el cuidado de.los niños tenga estos compromisos tan escandalosos con la industria de la alimentación infantil

Por cierto, he añadido está entrada a mi recopilación de mejores posts sobre maternidad y crianza de la semana en mi blog http://www.bebeagogo.com/2014/06/15/lecturas-dominicales-ix/

Un abrazo

Vir_LMDM dijo...

Ahora mismo tengo una rabia que no me contengo. La semana pasada fui al pediatra porque mi bebé de 8 meses no hace bien caca desde que estoy metiendo cada vez más alimentos en su dieta (100% lactancia materna hasta los 6 meses), como me indica la hoja en la que, efectivamente, a los 9 meses ya le puedo dar específicamente "Mi primer Danone" (no se lo pienso dar). La recomendación fue ir "cambiándole los hábitos" y darle papillas 2 veces, puré una... ¿Qué no lo quiere? Que vaya a darle la tetilla y le meta la papilla cuando abra la boca (no bromeo...). Salí de allí con 3 muestras de cosas que tenía que probar (cambio en la leche de fórmula de la papilla, una infusiones para el agua...). Y que poco a poco con todo esto tendría que ir mejorando, y que si no pues acabaré en el hospital con él y con un problema digestivo. Salí derrotada, pensando que la lactancia nos estaba complicando la vida... Pero con un poco de ayuda adecuada me di cuenta que no, que la que me complica la vida no es la leche materna. He probado a darle solo leche materna más su puré de mediodía y ha hecho caca perfectamente. He suprimido la fórmula en sus papilla de cereales (si no tengo leche mía, se la hago con agua) y hasta le gusta más. En fin, es TERRIBLE que las mamás lactantes tengamos que salir de las consultas hechas un lío, sintiendo que algo va mal porque no lo estamos haciendo bien y que lleguemos a pensar en ponernos totalmente en manos de todos estos intereses. Qué mal se están haciendo las cosas... qué mal... y qué tristeza me da :(

Hirosaki dijo...

No sé si soy afortunada o si voy tan a mi bola que ni me entero. Mi pediatra es super respetuosa. Por no dar, no da ni consejos, solo me da panfletos para evitar accidentes domésticos y de resto te pregunta a ti lo que haces/quieres hacer y te echa una mano. La enfermera pediátrica igual, ambas son muy pro-teta y cada vez que voy a revisión (por suerte solo he ido a las revisiones, peque con salud de hierro) con la mochila ellas encantadas "mira que bien, que este bebé tuvo displasia y así mantiene la postura y la madre le da el pecho ahí y todo" (a las chicas de prácticas).
Así que estoy contenta con mi entorno. Nada de fotocopia de la fotocopia con la lista de alimentos. Pediatra encantada con que la niña se saltara los purés y siga con teta a los 14 meses.
Pues eso, me apetecía contar que también hay profesionales respetuosos por ahí, que no todo va a ser malo :)

Gema Cárcamo González dijo...

Una imagen vale más que mil palabras. Vendidos. Todos vendidos. Asco da ya de tanta hipocresía. Y más tontas somos si no li encaramos con respuestas. ¿Qué estoy en un consultorio médico o en el Mercadona para que venga a decir que le de mi primer danone? Ojito...

Carmen Mar dijo...

Ha sido agradable leer a una madre que está en mi misma onda, porque sin querer criticar a todo profesional de la Salud, sí que es cierto que en mi propia experiencia he vivido, como la enfermera de turno, indicaba a la madre que le diera al niño con horas de vida, un biberón de manzanilla. De como el pediatra de una amiga, le indicaba que en verano, era mejor darle potitos a su hijo, que darle la comida casera que ella misma hacía (y os aseguro que mi amiga es muy limpia....jejeje), y como la pediatra de mi hija, me indicaba que ya a los 4 meses, empezara a darle papillas junto con el pecho, por supuesto que yo seguí a mi bola, dándole solo pecho hasta que cumplió los 10 meses, ya que iba cogiendo peso, dormía bien y estaba muy activa durante el día. El caso, es que como es toda profesión, hay que ser profesional y en este caso "vocacional", como se dejen llevar por los intereses de cierta industria, mal lo llevamos...

Monica Alvarez dijo...

Tengo tres hijos. Con la mayor tuvimos un pollo en la primera visita pediátrica del mes porque no cogía peso y ella insistía e insistía en darle refuerzo, en ir a pesarla todos los días (aunque hiciera casi 40 grados y se pudiera deshidratar, lo importante era pesarla) y no sé qué más. Fuimos a urgencias, descartamos nada físico. Fuimos a una pediatra privada muy respetuosa que lo primero nos apoyó a nosotros como padres en lugar de culpabilizarnos como quiso hacer el sistema. Al pediatra no hemos vuelto. Sólo si están enfermos que no suele ser habitual. Mis hijos no juegan a médicos porque no saben lo que son. Años después nos enteramos por la matrona del ambulatorio que estuvieron a punto de ponernos una denuncia a servicios sociales por "ideología extrema" y a ella le hicieron mobbing por apoyarnos hasta que que consiguieron que se cogiera una baja por estrés.

Claudia dijo...

Gracias Nohemí. Efectivamente me siento como una gota de agua en el mar. Luchando contra la nada... que nos come.
¿Qué nos queda a las madres? Por mi parte, seguiré difundiendo la información y ofreciendo recursos para que las madres puedan elegir de verdad.

Claudia dijo...

Hola Marina! gracias por nombrarme en tu blog. Sí, El Comité de Lactancia (60% de sus integrantes) renunció por esta, entre otras causas.
Yo también lo veo como un compromiso fangoso. Hay un claro conflicto de interés. Es que acaso se da a cambio de nada?

Claudia dijo...

Hola VirLMDM:

Gracias por tu aporte. Te cuento que también puedes darle cereales de verdad: Arroz, pasta, pan... son cereales. No hace falta que tu bebé coma cereales de caja.
Y también puedes darle la comida sólida en su versión original. Los purés son prescindibles totalmente :-)

Claudia dijo...

Hola Hirosaki!!

Claro que existen pediatras bien formados!! Hay muchos profesionales haciendo muy bien su trabajo, luchando contra el gran tornado de la industria, actualizándose constantemente, ofreciendo a las madres la posibilidad de elegir y de aplicar diferentes formas de hacer las cosas según cómo sea su bebé y su estilo de vida.

No quiero juzgar a los pediatras de forma individual, sino a la Asociación que les acoge. Con la firma de estos convenios tan sospechosos no se puede formar limpiamente a los asistentes a un congreso.

Lamentablemente, la actualización que reciben la mayoría de los pediatras es asistiendo a congresos patrocinados por marcas, alimentarias o farmacéuticas, que en realidad, más que formar están adoctrinando para que SU marca sea más vendida.
Es triste saber que la actualización de los pediatras pasa por manos de los visitadores médicos; qué van a aprender? Y quién tiene que poner freno a esto?
Luchar desde una consulta en un centro de salud no es fácil, especialmente cuando el resto de compañeros está recibiendo desde un miserable bolígrafo con la marca de la vacuna X. LAs madres reciben muestras de leche y cerales en las consultas!!! Las embarazadas recibimos cajitas de cartón repletas de muestras diversas y si enviamos nuestros datos a la revista A, que viene en la caja, nos envían de forma gratuita pequeños sobres con fórmulas y descuentos para productos de alimentación infantil.
Para mi, como madre, es una vergüenza. Y como profesional de la comunicación creo que es un atentado a la salud.

Claudia dijo...

Queridas Gema y Mar:

Ya véis... son solo unos ejemplos. Pero creo que podríamos llenar páginas de lo que nos mandan hacer.
Aquí un ejemplo personal de lo que me tocó hace unos años:

http://clau707.blogspot.com.es/2011/07/por-que-falla-la-lactancia.html

Claudia dijo...

Queridas Gema y Mar:

Ya véis... son solo unos ejemplos. Pero creo que podríamos llenar páginas de lo que nos mandan hacer.
Aquí un ejemplo personal de lo que me tocó hace unos años:

http://clau707.blogspot.com.es/2011/07/por-que-falla-la-lactancia.html

Claudia dijo...

Hola Mónica!

Yo también voy poco al pediatra. En mi caso, porque lo tengo en casa.
Pero de vez en cuando me doy una vuelta por el centro de salud porque tengo pánico de que mi "forma de ver la vida" nos meta en problemas y me cataloguen de "natural"(juro que a una amiga le pusieron "vegetariana" en su historia clínica porque había parido en casa. Mi amiga come de todo. No sé qué tiene que ver una cosa con la otra...).
Mi pediatra no se mete nunca conmigo porque sabe "hijita de quien soy". Lástima. Me gustaría poder discutir con ella estas cosas.

Virginia García dijo...

Qué razón tienes.... Por suerte hago poco caso al pediatra. Lo triste es que no debería ser así....
Intento informarme y valorar todos los medios y productos a mí alcance. Pero debería ser más fácil si confiarnos en esos profesionales. Gran post

Efecto mariposa

No sé si con el paso de los años me estoy volviendo ñoña... pero cada vez valoro más la rutina, la normalidad, el que nuestras vidas sean ...